2019 se nos va y recibimos el 2020

2019 se nos va y recibimos el 2020

2019 se nos fue y recibimos el año 2020, con la expectativa de año nuevo, retos y oportunidades por cumplir…y vale la pena recordar que como organización nuestros colaboradores también tienen sueños y objetivos; por lo que queremos brindarles líneas de acción que podemos juntos realizar:

Identificar cuáles son las expectativas y experiencias laborales de nuestro personal: cada vez más, la tecnología ha llegado para que seamos más productivos y estemos más conectados: celulares, redes sociales, aplicaciones, etc., sin embargo, examinemos si nuestros recursos tecnológicos se encuentran en la misma “versión” que disponen nuestros colaboradores. Tener herramientas que recopilen sus comentarios “on line” (no buzón de sugerencias), si existe un clima de confianza ante los retos del año 2020; que todos los aportes no deberían ser de “incógnitos” de la organización.

De las Evaluaciones de Desempeño: planificadas con indicadores que realmente van a ser evaluados en el 2020 y no cambiar las reglas a mediados de año; que se encuentren alineadas con los planes de formación, plan de sucesión y de mejoramiento continuo del desempeño del puesto (no más formularios impresos, el medio ambiente lo agradecerá), y que la colaboración en proyectos de Endomarketing generen una integración con el compromiso y la preferencia de los empleados.

Le propongo definir qué significa la colaboración en la organización y sus alcances; que es trabajo en equipo; que es coordinar, tomar decisiones eficientes, aprender a resolver sus conflictos y los niveles de negociación para obtener resultados con toda la innovación y creatividad posible y por añadidura, la empresa debe contar con gerentes – líderes, que también colaboren y participen con sus equipos y manejen los procesos que pueden afectar el desempeño esperado.

En estos tiempos de redes sociales, de generaciones varias en las empresas, comprender que los cambios generacionales en la fuerza laboral es uno de los retos más grandes que enfrentan las empresas. Por un lado, sus diferencias en perspectivas, valores y actitudes de una fuerza laboral multigeneracional representan oportunidades para la eficiencia de una empresa. Por el otro, esta diversidad de generaciones también plantea una gran oportunidad de mejoramiento organizacional.

Identificar las características y destrezas que posee cada generación es la clave para la eficacia empresarial.

Si avanzamos con esto, podemos fomentar que los equipos se estructuren y que la era digital no es para desplazar al empleado, sino para mejorar el rendimiento, de modo que, la nueva definición de las tareas y puestos nos permitan diseñar perfiles con los talentos que las nuevas generaciones puedan aportar y que las “viejas generaciones”, con la experiencia, participan para enriquecer la productividad.

Es mi lista de deseos organizacionales, creo que hace falta, pero tenemos todo el año 2020 para obtener lo que estamos deseando… y seguir creciendo con nuevos retos y deseos. ¡Recordando, el vaso no es medio lleno ni medio vacío…es completo y si se llena, ¡busquemos un vaso más grande!.

Menú