Aspectos Perinatales de los Tratamientos de Reproducción Asistida

Aspectos Perinatales de los Tratamientos de Reproducción Asistida

En la actualidad entre el 1-4% de los recién nacidos en países desarrollados son concebidos mediante Tratamientos de Reproducción Asistida (TRA).

Aunque la mayoría de los embarazos de TRA terminan con el nacimiento de niños sanos, desde el 1987, algunos autores han puesto de manifiesto una cierta preocupación por el aumento de complicaciones obstétricas y perinatales asociadas a los tratamientos.

Si el origen de estas complicaciones es debido a la patología subyacente de los propios pacientes infértiles, a la edad materna o a la manipulación de los gametos todavía no está claro.

Es posible que los embarazos tras TRA en una población con una infertilidad de base, no sean estrictamente comparables con los embarazos conseguidos de forma espontánea en una población “sana”, sino con los conseguidos espontáneamente por parejas tras un tiempo de esterilidad.

Tras una revisión de las publicaciones sobre los recién nacidos tras TRA lo que más se encuentra en literatura son:

Bajo peso y pequeño para la edad gestacional: Los recién nacidos derivados de ciclos de FIV, únicos o gemelares, tienen un riesgo mayor de bajo peso. Además de la prematuridad podrían influir otros factores como la causa de la infertilidad en la madre, el padre, el ciclo de tratamiento y el medio de cultivo utilizado.

Anomalías genéticas: Hay una prevalencia aumentada de anomalías cromosómicas estructurales en los hombres y las mujeres estériles.
Anomalías congénitas: La IA y la FIV se han asociado a un incremento de un 30-40% de las anomalías mayores comparadas con las concepciones naturales.

Mortalidad perinatal: En los embarazos únicos derivados de FIV parece haber un incremento de la mortalidad perinatal comparado con los embarazos espontáneos.

Efectos a largo plazo: El único riesgo encontrado ha sido el aumento de parálisis cerebral, más frecuente en embarazos múltiples y que se explica parcialmente por el aumento de la prematuridad. Para las enfermedades metabólicas se necesitan realizar más estudios.

Recomendaciones:

– Son necesarios más estudios para aclarar la contribución de la esterilidad por sí misma como factor contribuyente al aumento de las complicaciones perinatales.

– Es necesario informar a los pacientes de los riesgos de bajo peso y prematuridad vinculados a los embarazos múltiples como determinantes de la mortalidad neonatal y morbilidad neonatal de la infancia.

– A pesar de estar descrita una aumentada prevalencia de anomalías cromosómicas y estructurales en los hombres y las mujeres estériles, no hay consenso sobre la utilidad del diagnóstico prenatal (biopsia corial o amniocentesis) en estas parejas.

– Se debe ofrecer realizar un cariotipo en los varones con azoospermia u oligospermia severa e informar de los riesgos de trasmisión de alteraciones cromosómicas a su descendencia. En casos de abortos de repetición o fallos de implantación, el cariotipo debería realizarse a ambos miembros de la pareja.

– Aunque vinculados a la estimulación ovárica y el cultivo embrionario, de momento, el screening rutinario para síndromes relacionados con cambios epigenéticos no está recomendados debido su baja incidencia.

– Hasta que no se aclare la contribución de una posible patología subyacente a la infertilidad de la pareja como responsable del aumento de las anomalías congénitas hay que informar adecuadamente a las parejas de la asociación entre las TRA y el riesgo de alteraciones.

– Son necesarios más estudios epidemiológicos para determinar las etiologías y los riesgos de los efectos a largo plazo en el desarrollo y crecimiento de los niños nacidos tras TRA.

Dr. Alberto Kizer Ores
Médico Especialista en Ginecología y Obstetricia
Medicina Materno Fetal
albertokizer@hotmail.com


Menú