Carta a los líderes en el mes de julio

Carta a los líderes en el mes de julio

Muchas organizaciones, en el mes de julio, evalúan sus objetivos y al estar en los últimos seis meses del 2019, he escuchado de varios colegas y amistades que, al entrar el mes de julio, de una manera sorprendente, el tiempo va más rápido, hay más asignaciones, en fin, parece que el día necesita más de 24 horas.

Por lo tanto, señor líder de organización, sea privada o gubernamental, (si porque en la mayoría de las organizaciones gubernamentales, ahora al 1º. de julio, también es fecha de inicio de gestión), les recuerdo que sus colaboradores pueden todavía estar esperando algunos de los siguientes comportamientos que, si las está realizando, felicidades y continúe, y si no, es la oportunidad de empezar:

  1. Recuerde la habilidad de comunicar y si, comunicar eficientemente. Repase lo que va a decir, acuérdese del “feedback” y considerar que la comunicación no tenga ruido entre los interlocutores. Que su estilo no sea reconocido solo que usted habla cuando tiene que “regañar” y mucho menos, humillar o exhibir su autoridad ante su equipo, y si, con mucho respeto, que usted no utilice lenguaje silencioso de la indiferencia, cuando no están de acuerdo con usted. Recuerde, si hay que amonestar, que sea con un fundamento profesional.
  2. Que usted sea el modelo de aprendizaje de lo que es correcto, lo que ayuda a mejorar y vale la pena aprender. Un buen Líder no solo guía, sino que estimula que sus colaboradores valoren que de su líder pueden aprender y aplicar.
  3. El punto tres nos lleva a que usted para enseñar debe aprender, por lo tanto, todos los días usted puede aprender cómo hacerlo mejor y que para ocupar el puesto de liderazgo, usted debe mucho más capacitado de forma integral que el personal bajo su mando.
  4. Que las buenas palabras de una labor bien hecha, se digan en el momento justo. No al final de la tarde, ni al final del mes, ni en el momento de la evaluación. En el momento que debe ser reconocido.
  5. Sea responsable y equilibrado con su humor ante sus colaboradores. No me refiero a decir chistes, me refiero que, para sus empleados, no debe haber días que ellos expresen “hoy no se le puede hablar al jefe”. Usted está para escuchar y liderizar. Si tiene un mal día (todos somos humanos), busque la técnica que lo apoye, respire y si…la vida continua. Sobre esto, podemos comentarlo en los próximos meses.

Y la palabra mágica, educada y siempre adecuada: Dé las gracias. Por los logros, por el apoyo, por el impulso, por lo no logrado (aunque cueste), por la milla extra, por ser sus colaboradores, por estar en sus puestos de trabajo, etc. Siempre habrá un motivo.

Y les comparto la frase de Louise Hay: “Cómo comienzas tu día es cómo vives tu día. Cómo vives tu día es cómo vives tu vida”.

Bendiciones

Entrada anterior
¿Tiene dificultad para dormir?. Parte I
Entrada siguiente
Consuma calcio de calidad

Entradas relacionadas

No hay relacionados

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.
Menú