¿Cuándo debo ir a urgencias estando embarazada?


En el primer trimestre los principales motivos son:
• Sangrado vaginal en cantidad similar a una regla. (Pequeñas pérdidas rosadas o marrones pueden ser normales en las semanas iniciales del embarazo).
• Dolor intenso en el bajo vientre (molestias tipo regla son frecuentes en el primer trimestre).
• Náuseas y vómitos que te impiden una ingesta de líquidos o alimentos durante más de 12h.

En el segundo trimestre las causas son las siguientes:
• Dolor abdominal similar a una regla intensa, con una cadencia muy marcada (cada 20 minutos, por ejemplo) y que no mejora en reposo.
• Cambio sustancial en el patrón de movimientos del bebé, o no notar movimientos durante un largo periodo de tiempo (lo primero, es no ponerse nerviosa, comer algo y esperar unos diez minutos para ver la reacción del bebé).
• Sangrado en cantidad similar a una regla.
• Sensación de pérdida de líquido.
• Dolor difuso e intenso en la barriga, que no cambia de intensidad pero que es sordo y continuo.

Y en el tercer trimestre los motivos son muy parecidos a los del segundo trimestre, sumando al final de todo el embarazo los signos de parto: empezar con contracciones o romper la bolsa de las aguas, y añadiendo:
• Incremento de peso de forma muy brusca, generalmente acompañado de hinchazón importante de piernas y tobillos.
• Dolor de cabeza intenso.
• Picor intenso en la piel, predominantemente en las extremidades, y que se acentúa por la noche.

Existe una serie de motivos por los que deberán consultar a Urgencias, independientemente de las semanas de embarazo:
• Fiebre por encima de 38º: aunque sea un resfriado o una gripe, si tienes fiebre alta se debe consultar. Conviene asegurarse que no está afectando al embarazo y valorar qué tratamiento hacer.
• Molestias al orinar: las infecciones de orina son mucho más frecuentes en las mujeres que en los hombres, pero durante el embarazo es relativamente habitual, y que conviene tratar.
• Cambios en el flujo vaginal (flujo que molesta, ocasiona picor o es muy abundante).
• Várices muy dolorosas, hemorroides que molestan.
• Si recibes de forma accidental un golpe fuerte o una contusión en el abdomen.
• Si ocurre cualquier cosa que te haría acudir a Urgencias sin estar embarazadas: torceduras de tobillo, picaduras raras de insectos, etc…
• Malestar generalizado, con dolor difuso en la barriga y presencia de fiebre o febrícula.

A pesar de este listado de motivos que he comentado, pueden surgir infinidad de situaciones que hagan acudir a Urgencias estando embarazadas. Por eso es importante que en una de las primeras visitas con tu ginecólogo le informes bien del circuito a seguir si tienen una urgencia fuera del horario habitual de visitas. Mi consejo particular es que, en la medida de lo posible, hacia el final del embarazo evites las llamadas de teléfono: al ginecólogo le será imposible garantizar mediante una llamada que su bebé está bien, y a ustedes seguro que les tranquilizará mucho más ir a Urgencias y escuchar el latido del bebé y que digan que todo sigue bien.

Dr. Alberto Kizer Ores
Médico Especialista en Ginecología y Obstetricia
Medicina Materno Fetal
albertokizer@hotmail.com