Curiosidades médicas del café


Ya en el año 2004 se publicaba un artículo interesante en el Journal of American Medical Association, un estudio poblacional, donde se analizaban distintas variables alimentarias, nutricionales y culturales, donde curiosamente fue relacionado el consumo de entre 4 a 6 tazas de café con una disminución entre un 20 a 25% de la probabilidad de desarrollar diabetes tanto en hombres como en mujeres mayores de 40 años. Ante tal hallazgo, con nivel de evidencia medio es necesario decirlo, es imposible no sentir algo de entusiasmo. Sin embargo, este aparente beneficio fue opacado por el aumento en el riesgo a desarrollar osteoporosis específicamente en mujeres. En conclusión la información derivada de ese estudio, sugería que el consumo de 4 mínimo 4 tazas de café al día por parte de los hombres, disminuía la probabilidad de desarrollar diabetes en el futuro.

La cafeína derivada del café pertenece a la familia química de las Xantinas, a la cual también pertenece la teofilina derivada del té, la cual desde hace mucho tiempo es conocida por sus efectos estimulantes del sistema nervioso central, tal vez su efecto más conocido. No obstante, si bien en el café es obvio que esta no es la única sustancia química, ya desde hace algunos años también se ha estado describiendo cierto efecto antioxidativo y la capacidad de neutralizar el efecto de radicales libres oxidativos por las Xantinas en general.

Justo es necesario decir que no se ha establecido un mecanismo de acción contundente por medio del cual poder explicar los hallazgos en aquel veterano estudio. A pesar de que el pasado mes de julio se publicó otro estudio poblacional donde aparentemente el consumo de café pudiera estar asociado con una disminución del 18 % de la mortalidad general tanto en hombres como en mujeres. Además hay alguna información liberada por la Cleveland Clinic, donde se asocia el consumo de café con cierto tipo de ácidos grasos encontrados mayormente en la mantequilla así como en el aceite de coco, con aumento de la tasa metabólica, y cierta tendencia a ayudar en el control de peso.

Antes de que nos aboquemos a recomendar a todo el mundo el consumo de café, debemos señalar que la información disponible no tiene el suficiente peso científico para hacerlo, pero no deja de llamar la atención que con el paso del tiempo cada cierta tiempo aparece información relacionada con los beneficios de tomar café. Es importante advertir que en algunas condiciones el consumo de café es asociado con malestar gastrointestinal, y también con aumento de la frecuencia cardiaca y su potencial arritmogénico, debido sus efectos simpaticomiméticos.

Es por eso que he titulado este artículo como “Curiosidades Médicas del Café”, más que pretender dar recomendaciones generalizadas. Es inevitable al tener esta información no recordar las palabras de un viejo maestro de medicina que un día nos dijera precisamente al compartir una taza de café en medio de una amena tertulia… “Celio, todos los VIEJITOS toman café”.