Desarrollan un dispositivo para localizar el origen de las arritmias


Investigadores del Hospital General Universitario Gregorio Marañón y la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) han desarrollado un chaleco con electrodos distribuidos sobre la superficie del torso del paciente que localizan el origen de las arritmias sin necesidad de realizar un cateterismo.

De esta forma se puede conocer qué pacientes se pueden beneficiar de una ablación, concretar el tipo adecuado de intervención y determinar la zona a tratar. Además, se ahorra tiempo de quirófano, disminuye el riesgo y aumenta el éxito del tratamiento.

Fibrilación auricular
El proyecto Corify de arritmias del Servicio de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón ha desarrollado y patentado este dispositivo para la localización y caracterización de las regiones cardíacas causantes del inicio y mantenimiento de las arritmias, especialmente la más frecuente, la fibrilación auricular, con un millón de pacientes sólo en España y que afecta a más del 10 por ciento de la población mayor de 65 años.

La ablación por radiofrecuencia es el tratamiento habitual de la fibrilación auricular. Por tanto, el conocimiento del origen de la actividad eléctrica auricular es de vital importancia para diseñar una estrategia eficaz. Sin embargo, habitualmente el cardiólogo no dispone de esta información hasta que no se realiza un cateterismo en el paciente en el transcurso del mismo procedimiento de ablación.

Prototipo
El Hospital Gregorio Marañón ya dispone de un prototipo funcional capaz de adquirir estas señales eléctricas y los algoritmos necesarios para, a partir de esa información, reconstruir de forma global la actividad eléctrica en las aurículas sin necesidad de introducir catéteres.

Esta caracterización previa a la realización del procedimiento invasivo permite mejorar la selección de pacientes así como disminuir el tiempo de intervención y del riesgo asociado, y aumentar la tasa de éxito.
Mapeo de la actividad cardiaca

Este proyecto ha obtenido el segundo premio de la convocatoria HealthStart 2015 que promueve Madri+d, que está dotado con diez mil euros. La clave de esta nueva tecnología reside en que el equipo es capaz de generar un mapeo de la actividad cardiaca de ambas aurículas en tiempo real a partir de la combinación de información obtenida mediante mapeo no-invasivo y registros intracavitarios.

Mayor eficiencia
“Se trata de una herramienta de gran ayuda para los médicos durante las intervenciones de ablación cardiaca; aumenta la eficiencia de la operación, reduce los tiempos de quirófano y, lo que es más importante, ayuda a identificar mejor a qué pacientes hay que intervenir”, ha apuntado María Guillem, investigadora del Instituto ITACA de la UPV.

Según apunta el cardiólogo Felipe Atienza del Hospital Gregorio Marañón, actualmente se está apostando por el uso de reconstrucción no invasiva de la actividad cardiaca para mejorar la eficiencia de los tratamientos de estas patologías, pero el coste y complejidad del método está limitando su llegada a la práctica clínica.

“El proyecto Corify permitirá que en menos de 12 meses está técnica esté ayudando a tratar pacientes. Tenemos ya un prototipo y estamos realizando los ensayos preclínicos y clínicos previos a la comercialización”, concluye Alejandro Liberos, doctor por la UPV e investigador en el Hospital Gregorio Marañon.
Fuente: Diario Medico