Envejecimiento vascular temprano

Envejecimiento vascular temprano

CELIO RÍOS

Relativamente un tema reciente, es la evolución natural del interés que desde hace muchos años los que hacemos prevención cardiovascular tenemos en el role del endotelio en la enfermedad cardiovascular. Y es que es allí en el endotelio donde se dan los fenómenos inflamatorios y trombóticos responsables de la expresión de la enfermedad aterotrombótica, a saber, cardiopatía isquémica, enfermedad cerebrovascular o enfermedad arterial periférica.

Es sabido que, a partir de los 40 años, el ser humano casi que no produce fibras elásticas, por lo cual inicia lentamente un proceso de rigidez de la pared arterial, que aunado con los procesos inflamatorios que se dan en el endotelio, terminan en el engrosamiento de la pared arterial con la producción de ateromas, finalizando con el largo proceso de aterosclerosis. En él intervienen condiciones conocidas como factores de riesgo cardiovascular que son:

  • Hipertensión arterial
  • Diabetes
  • Hipercolesterolemia
  • Tabaquismo
  • Familiares de primer grado de consanguinidad con eventos cardiovasculares antes de los 60 años (mujeres), 55 años (hombres)

Es por ello que, en presencia de estas condiciones, siempre ha habido la inquietud de cómo está el estado de las arterias con el objetivo de optimizar las medidas de prevención y evitar los cuadros de eventos cardiovasculares. A lo largo del tiempo se ha tratado de utilizar marcadores bioquímicos medibles por métodos de laboratorio, así como estudios de imágenes que nos ayuden a evaluar el estado arterial.

Hoy en día contamos con métodos no invasivos que nos permiten a través de la medición de la elasticidad arterial, por medio de la determinación de la velocidad de la onda de pulso aórtica, determinar por medio de la rigidez arterial, la presencia de los efectos de la aterosclerosis, y, además, la edad arterial. Y es que por medio de estas técnicas hemos podido notar como personas con estos factores de riesgo cardiovascular presente, pueden tener arterias envejecidas, mayor a la edad cronológica, con el consiguiente riesgo aumentado cardiovascular.

Con una técnica muy parecida al electrocardiograma convencional, con electrodos capaces de medir la velocidad de la onda de pulso colocados en arterias accesibles desde el punto de vista clínico, esto hoy es posible.

Contamos con esta técnica disponible, no invasiva, para hacer este tipo de determinaciones que ayudan al clínico a tomar las mejores decisiones de prevención cardiovascular.

Para mayor información puede llamar al 387-8518, o escribir a clinicaceliorios@gmail.com

,
Entrada anterior
Enero de nutrición
Entrada siguiente
Evaluación de tecnologías sanitarias: ¿Estamos abusando de la oxigenoterapia?

Entradas relacionadas

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.
Menú