Fisioterapia Pélvica en la Incontinencia Urinaria. Parte II


Iniciamos con algunos datos importantes sobre los problemas comunes del suelo pélvico que podemos experimentar principalmente las mujeres.

La prevalencia de la incontinencia urinaria en la población general demuestra que es un problema más frecuente en la mujer que en el varón, y que la incidencia de esta disfunción aumenta con la edad. Entre el 9 y el 72% de las mujeres son incontinentes. Hay dos picos de incidencia: entre los 45 y los 54 años, y a partir de los 60 años, especialmente entre los 75 y los 84 años.

Pero, ¿qué es la incontinencia urinaria? Ésta se define como la pérdida involuntaria de orina, a través de la uretra. En los varones, puede deberse a intervenciones quirúrgicas, lesiones o traumas uretrales, problemas de control neurológico y demencia.

El debilitamiento de la musculatura pélvica se produce secundariamente a procesos vitales como la gestación o la menopausia, y a conductas y estilos de vida como son la práctica de deportes de impacto o el sobrepeso; sin embargo, se puede clasificar en:

1. Incontinencia de esfuerzo: es muy frecuente, puede comenzar desde los 20 años y se caracteriza por pérdidas de orina durante esfuerzos que requieran presión intraabdominal. La causa es un déficit de la musculatura del suelo pélvico, que no cumple su función de refuerzo con el esfínter interno.

2. Incontinencia por inestabilidad vesical: se caracteriza por una alteración del reflejo miccional. La contracción refleja del músculo detrusor se activa antes de lo normal; caracterizada también por urgencia miccional y polaquiuria. Puede deberse a intervenciones quirúrgicas, alteraciones neurológicas y a determinados estados emocionales (miedo, frío).

3. Incontinencia por rebosamiento: Asociada a una sobredistensión de la vejiga cuando está llena. Se manifiesta en forma de goteo, o en chorro fino sin fuerza y breve; asociada a una retención de orina continua. Se da en ausencia de deseo miccional.

4. Neurógena: Toda alteración de la dinámica miccional cuyo origen está en el sistema nervioso que puede dividirse en tres niveles: Cerebral, medular (alta o baja), de los nervios periféricos y mixta.

Es importante tener en cuenta además algunos factores que pueden contribuir al desarrollo de incontinencia urinaria como:

Edad: a más edad, mayor descolgamiento de las
vísceras por degeneración de la estructura de sostén.
Enfermedad del colágeno.
Hiperlordosis lumbar: altera el ángulo vesical.
Estreñimiento crónico.
Enfermedades que cursen con tos crónica.
Actividad laboral que implique estar de pie asociado a un aumento de la presión intraabdominal.

La fisioterapia es un pilar básico dentro de la terapéutica uroginecológica, en gran parte gracias a los resultados de estudios científicos de calidad, que han aportado el nivel de evidencia suficiente para permitir recomendar estos tratamientos e incluirlos en protocolos y guías de práctica clínica, los cuales abordaremos en el siguiente artículo.

Lic. Kathya Del Carmen Echevers