Fisioterapia Pélvica en la Incontinencia Urinaria. Valoración del suelo pélvico (Parte III)


Para continuar con nuestro tema, daremos algunas recomendaciones sobre el proceso de intervención fisioterapéutica.

Antes de hacer un plan y decidir el tipo de técnica a emplear, como profesionales del campo, es necesario llevar a cabo una completa evaluación del suelo pélvico.

Como ya hemos señalado, este proceso inicia con la recopilación de datos sobre la salud general de los pacientes/clientes. Es importante indagar sobre los antecedentes médicos, como enfermedades de base, cirugías, medicación, tipo de profesión que realiza, si hace deportes, su vida sexual, historia ginecológica, comportamiento miccional, entre otros. No olvidar explicar al paciente/cliente lo que se va a hacer y brindar un consentimiento informado; así como realizar una revisión por sistemas (neuromuscular, musculoesquelético, cardiopulmonar y tegumentario), para determinar las condiciones favorables o desfavorables del tratamiento.

En cuanto a la exploración física, seguiremos en base al modelo APTA, y haremos énfasis en: características antropométricas (peso, talla, IMC), marcha y balance corporal (estática lumbo-abdómino-pélvica), postura (estática pelvi-perineal, movilidad de órganos pélvicos), movilidad articular (tronco, incluyendo pelvis, miembros inferiores), integridad sensorial (región abdominal y pélvica, incluir los plexos vesicales y uterinos), integridad de nervios periféricos (musculatura pélvica, lumbar y sacra, miembros inferiores), desempeño muscular: examen de estructuras internas y externas: suelo pélvico: (vía vaginal y/o anal) transverso del periné, bulbocavernoso, isquiocavernoso, esfínteres, elevador del ano, pubovaginal, puborectal, y accesorios: musculatura abdominal, músculos de la cintura pélvica, glúteos y parte baja de la espalda, incluir músculos respiratorios; integridad refleja (abdomen, reflejo cremastérico); dolor (tipo, intensidad, frecuencia). Además, revisar: factores ambientales, estilo de vida civil, social y comunitaria (hábitos saludables o no saludables), funciones mentales, nivel educativo,
Autocuidado y vida doméstica; y vida laboral.

Como pueden deducir, es un campo con muchos tabúes, pues implica invadir de alguna manera la intimidad de las personas. Para lograr la confianza, bienestar y respuestas esperadas de los pacientes/clientes, tomaremos las medidas de higiene, comodidad y control adecuados con profesionalidad y naturalidad, demostrando empatía, respeto, cariño y alegría.

Una vez estudiados los resultados, determinaremos el nivel de afectación (diagnóstico funcional), y pasaremos a establecer un pronóstico y programa de intervención que constará de diversas técnicas para la reeducación pelviperineal, tanto en mujeres como en hombres.

Existe una amplia gama de alternativas de intervención, de las que hablaremos en el próximo artículo. Por ahora puedo mencionar algunas; entre las más conocidas están los ejercicios de Kegel, las bolas chinas, el biofeedback, la gimnasia abdómino pelviana, el diario miccional, y también técnicas como las rutinas de pilates.

Lic. Kathya Del Carmen Echevers Barría
Fisioterapeuta. Reg. 111
Post Grado en Fisioterapia
Especialidad de Post Grado en Fisiología del Deporte
kechevers@gmail.com