Lesiones por electricidad… ¡y le pasó la corriente, doctor!


La palabra electricidad proviene del griego elektron y significa ámbar. Es una forma de energía versátil que tiene diversos usos: iluminación, transporte etc. Forma parte de nuestra cotidianidad y puede ser la causante de lesiones que pueden ir desde un eritema hasta la muerte.
La electricidad lesiona los tejidos al transformarse en energía térmica, el daño no sólo se circunscribe a la zona de contacto sino que afecta otros órganos a la distancia, muchas veces la magnitud de los daños no se evidencia de forma externa, las lesiones dependerán de:
Tipo de corriente: corriente alterna o continúa, siendo la corriente alterna la más dañina ya que su contacto provoca contractura muscular tetánica, prolongando la exposición, suele ser la que encontramos en las residencias.
Intensidad: depende del voltaje y la resistencia, a mayor voltaje mayor daño, la resistencia se refiere a la oposición del tejido al paso de la corriente, a menor resistencia del tejido mayor daño, baja resistencia: sangre, vísceras, nervios, mucosa; alta resistencia: huesos, grasa, tendones.
Duración: a mayor exposición mayor daño.
Trayecto de la corriente: sería el recorrido que hace la electricidad, identificándose entrada y salida, los recorridos horizontales (brazo –brazo) se asocia a presentación de arritmias.
La sintomatología del paciente que sufre accidente por electricidad es variada siendo la fibrilación ventricular la causante de la mayoría de las muertes en el lugar del accidente, las manifestaciones por lesiones por electricidad incluyen:
Quemaduras cutáneas de poca extensión y variable profundidad hasta destrucción de tejido
Aparato locomotor: necrosis muscular, luxaciones fracturas, rabdomiolisis
Cardiovasculares: FV en altos voltajes, taquiarritmias o bradiarritmias, obstrucción vascular con necrosis secundaria, síndrome compartimental por edema muscular.
Respiratorias: La parada respiratoria primaria se produce por afectación directa del cerebro o por tetania de músculos respiratorios
Neurológicas: alteración del estado de conciencia y del comportamiento, edema cerebral, convulsiones, hemorragia subaracnoidea, lesiones medulares, neuropatía periférica, cefalea persistente.
Urinaria: lesión renal aguda por mioglobinuria y hemoglobinuria
Digestivas: vómitos, dilatación de asas, sangrado digestivo
Cuando nos enfrentamos a un paciente que ha sufrido una descarga eléctrica por voltaje alto, deberemos recordar que en ocasiones la magnitud de la lesión es independiente de las lesiones externas, se deberá hacer un examen físico exhaustivo en busca de las lesiones cutáneas que representan la entrada y salida de la electricidad así como determinar su recorrido. El tratamiento será de soporte: vigilar por arritmias o parada cardiaca, estas complicaciones se manejarán de acuerdo a protocolos de la asociación americana del corazón, hidratación intensa para mantener una diuresis superior a 100ml /h para prevenir la rabdomiolisis; las lesiones que involucren daño de tejidos como músculos, piel, tendones se manejara de forma quirúrgica, finalmente debemos recordar que este paciente se ha de considerar como un gran quemado.

DRA. GLORIA VEGA