Lo dice la evidencia sobre la motivación de los trabajadores


Me complace compartir con ustedes un interesante artículo de Emma Seppala, quien es la directora científica del Centro para las Investigaciones sobre la compasión y el altruísmo de la Universidad de Stanford (EEUU), y la autora de The Happiness Track (El camino de la felicidad).

Según su artículo publicado en la revista Harvard Business Review, y apoyada en una reciente encuesta llevada a cabo por Gallup, el 70% de los empleados en EEUU no se sienten implicados o motivados en las organizaciones. Así que dados los niveles extraordinariamente bajos de motivación dentro de la fuerza laboral, muchos líderes están buscando soluciones a este enorme problema.

Lo más fácil es pensar dar beneficios materiales (bonos, comisiones, salas de juegos, alimentación) con la esperanza de aumentar la felicidad de sus empleados. Sin embargo, las investigaciones sugieren que aunque estos esfuerzos se agradecen, no sirven para impulsar el bienestar a largo plazo de forma eficaz. En lugar de esto, la autora nos reafirma que los líderes deben ser conscientes de proporcionar tres cosas fundamentales a sus empleados:

Inspiración: Sin importar la actividad principal de la organización es importante que su cultura esté infundida de significado. Los estudios demuestran que las personas que disponen de un sentimiento de propósito son más centradas, creativas y resistentes. Así que los líderes deberían recordar a sus colaboradores cómo su trabajo mejora la vida de la gente. Los estudios demuestran que cuando los líderes se comportan de manera altruista y demuestran que les importa más el grupo que ellos mismos, los trabajadores confían más, son más cooperativos, dedicados, leales, colaboradores y comprometidos. Los jefes que demuestran que son justos también inspiran una dedicación, ciudadanía y productividad mayores, como ha demostrado Wayne Baker de la Universidad de Michigan (EEUU).

Amabilidad: Según un estudio de Reino Unido, el compañerismo y el reconocimiento son más importantes incluso que los altos salarios a la hora de obtener la lealtad de los empleados. Otras investigaciones confirman que las relaciones positivas y cálidas en el trabajo representan uno de los indicadores más importantes del bienestar psicológico. En este sentido se destaca que la calidez del líder también es fundamental, así lo afirma una investigación de Dean Tjosvold de la Universidad Lingnan (China), en donde se ha demostrado que puede aumentar considerablemente la motivación y la productividad de los empleados.

Los autocuidados: Según investigaciones de Sabine Sonnentag de la Universidad de Constanza (Alemania), el ejercicio, los descansos del trabajo, las prácticas de relajación y unos límites más estrictos entre el trabajo y casa, pueden reducir el estrés laboral y aumentar el bienestar y la implicación de los colaboradores.

En conclusión, para mejorar la productividad de la organización y la motivación, el líder está obligado a inspirar a cada miembro de su equipo sobre la importancia del trabajo que desempeñan, creando con ellos una relación amable y respetuosa, centrada no sólo en los resultados sino también en el bienestar de sus colaboradores.
LICDO. LUIS DANIEL MARTÍNEZ