Nutrición y Salud Cardiovascular

Cada vez es más frecuente el número de noticias o artículos en radio y televisión sobre nutrición o una alimentación equilibrada. Sin embargo, todos hablan de qué se debe hacer en general, pero no directamente especifican sobre el tema.
Los problemas cardiacos cada vez son más frecuentes, de tal manera que antes de pensar en cómo hacer para recuperarse del episodio cardiaco que tuvo, primero debemos enfocarnos en qué debo hacer para que no me ocurra.
La alimentación adecuada es clave principal para prevenir o recuperarse de una enfermedad cardiaca. La enfermedades cardiacas están sumergidas o englobadas en un sin número de enfermedades que afectan a los vasos sanguíneos y el corazón, como la arterioesclerosis, angina de pecho, hipertensión arterial, aneurisma, diabetes.
Su excesiva frecuencia ha causado que las enfermedades cardiacas estén dentro de las primeras enfermedades que se llevan la vida de más panameños durante el año.
Seguir con una alimentación nutritiva y bien equilibrada es una de las formas más sencillas y eficaces de reducir los riesgos de padecer una enfermedad cardiaca. Una excelente alimentación radica en comer una variedad de alimentos, delimitar el consumo de ciertos alimentos y bebidas y vigilar la cantidad de calorías que se consumen.
Unas de las costumbres que más altera el desequilibro para la aparición de una enfermedad cardiaca es el consumo frecuente de ácidos grasos saturados, que tienden a elevar el colesterol total y el LDL – col; las grasas trans que son aterogénicas, las cuales aumentan el LDL-col y reducen el HDL, todo esto asociados del consumo de sodio excesivo.
Dentro de las recomendaciones nutricionales más puntuales para prevenir los problemas cardiacos están:
• Aumento del consumo de frutas y verduras: Los nutricionistas aconsejan el consumo de estos alimentos 5 veces al día en distintos horarios. Tenga presente que las frutas que estén en temporada son más fáciles de conseguir.
• Consumir pescado: Aparte de ser una de las carnes más magras en el mercado, la recomendación está basada directamente en el contenido de ácidos grasos omega 3, haciendo una de las recomendaciones del consumo de salmón de las primeras, sin embargo no hay que menospreciar el pescado nacional, con el consumo de tres veces por semana se puede conseguir un buen aporte del mismo.
• Aumentos del consumo de cereales integrales: Las futas y vegetales son buena fuente de fibra, pero, no es la única en la que debemos basar el requerimiento de consumo de 25 a 30 gramos para una persona adulta por día. Los granos integrales son una forma confiable de conseguir fibra para este requerimiento o panes enriquecidos.
• Mantener un peso saludable: Es unas de las recomendaciones más importantes y estando a la par de esta, realizar actividad física 30 minutos por 5 veces a la semana.
Los nutricionistas dietistas estamos trabajando por un Panamá saludable, ¡súmate!

LICDA. CLAUDETTE CAMPOS

Entrada anterior
Mejorando la atención del paciente con asma a su egreso del servicio de urgencias
Entrada siguiente
Operculectomía

Entradas relacionadas

No hay relacionados

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.
Menú