Organizaciones de salud hacen llamado para aumentar el acceso a alimentos saludables

Distintas organizaciones de salud canadienses están llamando a los gobiernos a asumir un papel de liderazgo en la creación de entornos saludables de alimentos. Dicen que la implementación de estrategias que faciliten el acceso a los alimentos y bebidas saludables podría desempeñar un papel clave en la prevención de las enfermedades relacionadas con la dieta y el riesgo para la salud.

 

En 2010, la alimentación no saludable fue identificada como el riesgo principal de muerte y discapacidad a nivel mundial. En los países más industrializados, enfermedades que se pueden prevenir como la diabetes, el cáncer y enfermedades respiratorias crónicas ocupan aproximadamente dos tercios de todas las muertes cada año.

 

La mala alimentación, ampliamente definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como alta en sodio, grasas saturadas, azúcar y bajo consumo de frutas y verduras frescas, es uno de los principales factores de riesgo.

 

Esta declaración, en la que participan Institutos Canadienses de Investigación en Salud y de Prevención y Control de la Hipertensión, así como quince organizaciones líderes nacionales y provinciales de salud, hace un llamamiento a los gobiernos a tomar medidas para desarrollar y poner en práctica las políticas de adquisición de alimentos saludables en todo el espectro de nuestra sociedad. También describe los roles claves y recomendaciones para los sectores comerciales y no comerciales.

 

El llamado va directamente a los organismos gubernamentales. “La educación y el conocimiento no son suficientes. Ampliar la información durante años sólo tiene un pequeño impacto sostenido en el consumo de sodio y la reducción de la obesidad”, dice Norma Campbell, MD, FRCPC, Profesora de Medicina, Fisiología y Farmacología en Ciencias de la Salud de la Comunidad, en el Instituto Cardiovascular de Alberta, Universidad de Calgary, Alberta, Canadá, y también presidenta del Comité Asesor de la Hipertensión canadiense. “La solución defendida por las Naciones Unidas y la OMS se centra en una serie de políticas gubernamentales integradas para mejorar el entorno de los alimentos, junto con la educación”, sostiene la especialista.

 

Los estudios realizados en los EE.UU. muestran que la implementación de las políticas de adquisición de alimentos saludables en el sector comercial como parte de un programa de bienestar en el trabajo, tiene el potencial de ahorrar dinero a las empresas mediante la mejora de la productividad y el ausentismo reducido.

, , ,
Entrada anterior
OMS: La diabetes entra en las 10 primeras causas de muerte en el mundo
Entrada siguiente
Diabetes Mellitus: la perspectiva de un paciente

Entradas relacionadas

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.
Menú