Síndrome de hipersensibilidad a drogas


El Síndrome de Hipersensibilidad a Drogas también conocido como DRESS (DRUG RASH WITH ESOSINOFILIA AND SYSTEMIC SYMPTOMS) por sus siglas en inglés, es una rara pero potencialmente fatal reacción adversa a droga que típicamente ocurre 2 a 6 semanas después de la ingesta del agente causal. Es una entidad con una incidencia estimada de 1: 1000 a 1: 10000 exposiciones a drogas en la población general. Se han descrito algunos factores de riesgo como la exposición previa a Herpes Virus 6 humano o la predisposición genética mediada por HLA así como también estados de inmunosupresión crónica.
Los fármacos comúnmente más involucrados en el desarrollo de esta entidad son anticonvulsivantes (fenitoina, lamotrigina, carbamazepina), alopurinol y antibióticos (sulfas, penicilinas y cefalosporinas) sin embargo, otras drogas como algunos antipsicóticos (olanzapina) antivirales (abacavir, nevirapine) aines (celecoxibib, ibuprofeno) también han sido señalados.
Las manifestaciones clínicas incluyen la presencia de síntomas prodrómicos como fiebre y prurito. La fiebre generalmente precede la erupción cutánea y puede durar varias semanas. La erupción en piel es conocida por Rash Morbiliforme es cual es difuso, pruriginoso, macular y usualmente involucra la cara, tronco superior, extremidades y puede progresar hacia superficies mucosas. También puede aparecer edema facial, manos, pies así como linfadenopatias. Sin embargo el aspecto más importante de este síndrome es su progresión sistémica a causar daño hepático (hepatitis), renal (nefritis), pulmonar y miocárdico (miocarditis). La mortalidad asociada a esta patología es aproximadamente 10%, secundaria primordialmente a necrosis hepática y sepsis.
El diagnóstico de esta entidad es clínico basados en la historia de exposición previa a fármacos, las características clínicas típicas y los hallazgos de laboratorio: eosinofilia, linfocitosis atípica, elevación de transaminasas (> 2 veces el límite superior normal) y alteraciones en las pruebas de función renal. No obstante, el diagnóstico diferencial de esta patología incluye: Síndrome de Steven –Jhonson, Necrosis Epidérmica Toxica, Pustulosis Exantematosa Aguda Generaliza y Eritodermia.
Es importante señalar que si no se logra identificar el agente causal a través del interrogatorio, es importante realizar las pruebas que permitan orientar sobre el mismo a fin de evitar recaídas futuras debido a su exposición.
El manejo de esta patología incluye como primer punto la suspensión del fármaco agresor, esteroides tópicos y antihistamínicos para aliviar los síntomas cutáneos, esteroides intravenosos para la afección sistémica y en casos refractarios se recomienda la utilización de inmunoglobulinas intravenosas.

DR. LILLANIS MONTILLA
MEDICINA INTERNA –MASTER EN NUTRICIÓN Y DIETETICA APLICADA montidgmed@hotmail.com