Suplementar calcio en la mujer embarazada para evitar hipertensión y sus complicaciones. ¿Si o no?

Las mujeres embarazadas se complican con múltiples enfermedades y uno de las más conocida es la hipertensión. Si esta hipertensión se desarrolla durante el embarazo se conoce como preeclampsia (con pérdida de proteínas) o hipertensión gestacional (sin pérdida de proteínas) y si es una hipertensión que existía antes del embarazo puede complicarse con preeclampsia agregada. En general la hipertensión durante el embarazo afecta a una de cada 10 mujeres. Este trastorno puede llevar a complicaciones maternas y fetales; sobresalen entre las más importantes la prematuridad y la mortalidad materna. Se estima que cada año mueren cerca de 40 mil mujeres por trastornos de hipertensión durante el embarazo. La cura de esta patología es la interrupción del embarazo y de allí la explicación de la alta prematuridad, por ende, el camino correcto sería prevenir o evitar el desarrollo de hipertensión durante el embarazo.

Se han hecho múltiples estudios con varias drogas y suplementos para evitar la preeclampsia, pareciera existir un efecto positivo bajo condiciones especiales y poblaciones particulares cuando se suplementa con aspirina a bajas dosis (80 mg) o calcio a dosis mayores de 500 mg al día. Sin embargo, tanto los estudios con aspirina como calcio no son concluyentes y generan muchas dudas en especial por que sólo pueden ser útil bajo condiciones específicas.

Suplementar calcio en la mujer embarazada para evitar hipertensión y sus complicaciones. ¿Si o no?Durante el mes de octubre de 2018 la organización Cochrane publica una revisión sistemática actualizada sobre la suplementación de calcio a altas y bajas dosis en la embarazada y su efecto sobre la preeclampsia. Veamos las principales conclusiones de dicha revisión. Se incluyen en la revisión 27 estudios, 14 con dosis altas de calcio (≥ 1 g), 12 estudios con dosis bajas (< 1 g) y un estudio que compara ambos tipos de dosis.

Cuando se usó dosis altas se encuentra disminución de los niveles altos de hipertensión y de preeclampsia, ese efecto fue claro en pacientes con baja ingesta de calcio y en especial en mujeres con alto riesgo de preeclampsia. Además, se observa más efecto en estudios pequeños. Es decir, este gran beneficio no se observa en pacientes de bajo riesgo ni en estudios de gran cantidad de pacientes. El conjunto de muertes maternas y morbilidades severas se ven disminuidas por el uso de calcio a estas dosis, sin embargo, hay un incremento muy significativo de síndrome HELLP por el uso de calcio. En cuanto al nacimiento pretérmino, también se observa una disminución con el uso de calcio a estas dosis, pero notorio en pacientes con alto riesgo de preeclampsia.

Con bajas dosis de calcio se observa también beneficio con menos hipertensión y menos preeclampsia, pero no hay disminución en los partos pretérminos. La mayoría de las pacientes analizadas fueron de alto riesgo de preeclampsia.

Con estos hallazgos los autores concluyen que la suplementación con dosis de calcio de ≥ 1 g se puede reducir el riesgo de preeclampsia y partos prematuros, especialmente en mujeres con dieta que tenga baja cantidad de calcio y factores de riesgo. Con dosis de calcio más bajas se observan iguales beneficios, pero se requiere estudios con mayor cantidad de pacientes para llegar a una mejo conclusión.

Esta actualización de Cochrane nos muestra una vez más que si existe indicación de suplementar calcio en las mujeres embarazadas para prevenir preeclampsia, pero es una indicación muy específica o limitada. Es decir, si la mujer tiene factores de riesgo para preeclampsia y además una dieta con pocos aportes de calcio se beneficia de suplementar calcio en dosis de ≥ 1 g. Por lo tanto, no es necesario usar de rutina suplementación de calcio en las embarazadas con el objetivo de disminuir la incidencia de preeclampsia y sus complicaciones. Es necesario recomendar a toda la población que tengan una alimentación con aportes suficientes de calcio y si es una mujer que planea un embarazo con mayor justificación su dieta debe tener un aporte adecuado de calcio, esto evita durante el embarazo tratar de buscar beneficios aportando suplementos de calcio.

,
Entrada anterior
Quiste de retención en seno maxilar
Entrada siguiente
Aspectos Perinatales de los Tratamientos de Reproducción Asistida

Entradas relacionadas

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.
Menú