Terapia de presión negativa integrada con instilación VAC ULTA

Terapia de presión negativa integrada con instilación o VAC ULTA

Esta modalidad de terapia de presión negativa, aporta al lecho de la herida características asociadas al mecanismo de acción multimodal de base de la presión negativa y adicional los beneficios de lavado, también conocido como instilación o VAC ULTA.

Con esta terapia especialmente podemos aplicar a la herida una gama de líquidos o sustancias tópicas del tipo antibióticos, bacteriostáticos, antimicóticos, antisépticos e incluso anestésicos o soluciones como la salina, que permitan el recambio o barrido de secreciones de la herida, ya que la mecánica es tal que, así como introducimos los líquidos el sistema de manera automatizada los extrae en conjunto con las secreciones propias de la lesión, una vez programado

Esta terapia está compuesta por los mismos elementos básicos como son: máquina de succión, laminas selladoras, apósitos ya sean espumas de poliuretano o de alcohol polivinilo, colector y las variaciones del aparato en si son la ventosa  asociada a dos tubos, uno con la función de extraer líquidos o secreciones y otro mediante el cual se realiza la administración tópica de soluciones; la otra particularidad es el dispositivo mediante el cual se conecta la solución con el equipo (veralink) por el cual se almacena y aplica el líquido tópico y también se puede llevar registro fotográfico del avance de cicatrización por el dispositivo USB de la máquina.

Con esta terapia se garantiza una aplicación volumétrica y controlada de la sustancia a instilar en el tiempo deseado; según la herida se calcula el volumen del líquido a utilizar en 24 horas, (el equipo cuenta con opción de asistente de llenado) luego de fijar el volumen de instilación (que oscila entre 6 y 500 ml) se debe programar la periodicidad del tiempo de aplicación de la solución así como el tiempo de retención o de lavado (tiempo en que permanece en el lecho la solución tópica aplicada) y los ciclos deben ser basados en tiempos de 24 horas. Por ejemplo, se coloca la espuma seleccionada y la herida requiere 50 ml de solución tópica para instilación, 5 minutos de retención, cada 2 horas, con 125 mmhg de presión negativa (luego de cada lavado se mantiene en modo presión negativa) y moderada intensidad.  Esto es, en 24 horas se requieren 600 ml y luego de cada lavado se inicia la presión negativa.

Las ventajas de esta terapia es que el lecho infectado recibe un volumen automático y controlado de instilación, además de garantizar distribución homogénea de la sustancia tópica a través del apósito o espuma seleccionada y la retención o mantenimiento de la sustancia limpia el lecho y luego con la extracción del mismo hacia el colector libera la herida de sustancias inflamatorias e infecciosas, es por ello que hay estudios han concluido que esta modalidad de terapia, aumenta en un 43% el tejido de granulación comparándola con su modo básico

Comparten casi las mismas indicaciones y contraindicaciones de las terapias básicas excepto que se puede aplicar en heridas infectadas.

, ,
Entrada anterior
Los 7 Hábitos en la Atención Efectiva del paciente con Vértigo
Entrada siguiente
¿Dieta cero carbohidratos…?

Entradas relacionadas

Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.
Menú