Un estudio propone un cribado infantil para evitar infartos en la edad adulta


Una investigación de la Universidad Queen Mary de Londres, publicada en The New England Journal of Medicine (NEJM) concluye que las cardiopatías hereditarias se pueden detectar con éxito con un cribado infantil realizado entre los 1-2 años, aprovechando la edad de administración de diversas vacunas.

El estudio, que ha incluido a más de 10.000 niños, ha sido coordinado por David Wald. Según sus conclusiones, con el cribado se podrían prevenir unos 600 ataques cardiacos en personas menores de 40 años cada año en Inglaterra y Gales.

Los autores señana hacia la hipercolesterolemia familiar (HF) como la principal causa hereditaria de patología cardiaca temprana. Sin tratamiento previo,los afectados de HF pueden registrar un riesgo hasta diez veces mayor de sufrir un infarto pasados los 40 años, según el equipo de Wald.

Los investigadores han determinado que la prevalencia de mutaciones FH en menores es aproximadamente de una por cada 270 niños, el doble de lo que se pensaba hasta el momento.

“Ésta es la primera demostración de que el cribado padre-hijo funciona a gran escala. Es el único método de detección que tiene una posibilidad razonable de cubrir a toda la población e identificar a las personas con mayor riesgo de un ataque al corazón antes de tiempo”, señala Wald.
Fuente: Diario Medico